Respirar

Sin tratarse solamente de un tiempo dedicado exclusivamente a la oración, el cuál necesitamos para alimentar nuestro interior, es en nuestro respirar de cada segundo donde también está Dios....

Volver arriba