"Nos gustaría que la Iglesia escuchara este clamor de Dios que habla por boca de tantas mujeres" Creyentes, Críticas y Feministas: "Nos consideramos Iglesia, somos Iglesia"

Creyentes, Críticas y Feministas
Creyentes, Críticas y Feministas

Recordamos que en el siglo XIX la Iglesia perdió al movimiento obrero. En el siglo XX a intelectuales y jóvenes. Y es posible que en este siglo XXI pierda a las mujeres, sobre todo a las más jóvenes que  se van alejado de ella ante la situación de desigualdad que no toleran

"La renovación de la Iglesia es necesaria y urgente para dar respuesta a las necesidades del mundo actual.  Recordamos que en el siglo XIX la Iglesia perdió al movimiento obrero. En el siglo XX a intelectuales y jóvenes. Y es posible que en este siglo XXI pierda a las mujeres"

Una vez pasado el 8M, no queremos que se olvide lo que a muchas mujeres creyentes, y en muchas ciudades (Madrid, Barcelona, Melilla, Salamanca, Santiago, Pontevedra, Valencia, Málaga, Granada, Logroño, Bilbao, varias ciudades en Alemania, Venezuela, R. Dominicana, Nicaragua, etc) hemos gritado, y que nos sirvió para manifestar en calles, periódicos, TV, o delante de las Iglesias y Catedrales lo que nos unía, y que llamamos el movimiento de Revuelta de las Mujeres en la Iglesia, “Hasta que la Igualdad se haga costumbre”.

Esta Revuelta es reflexión, encuentro, oración, memoria y reivindicación, que nos une a mujeres laicas y religiosas, mujeres de diferentes culturas y religiones. Y que nos impulsa a caminar juntas. La renovación de la Iglesia es necesaria y urgente para dar respuesta a las necesidades del mundo actual.  Recordamos que en el siglo XIX la Iglesia perdió al movimiento obrero. En el siglo XX a intelectuales y jóvenes. Y es posible que en este siglo XXI pierda a las mujeres, sobre todo a las más jóvenes que  se han alejado de ella por una situación de desigualdad que  no toleran.

Queremos, como se dijo en el sínodo de los Obispos del 2020, una Iglesia Sinodal, una Iglesia de iguales desde el Evangelio, que sea la casa común para luchar por la justicia y la paz.

Creemos que nuestra reivindicación en favor de la igualdad es un signo de los tiempos. Y que está basada en una experiencia y compromiso de muchas mujeres en la Iglesia de Jesús, en la que trabajamos en múltiples servicios, pero sin reconocimiento ni responsabilidad compartida. También nos basamos en el estudio, investigación y docencia teológicas que han llevado a cabo muchas mujeres en el campo de la Teología Feminista.

Y todo ello lo realizamos desde nuestra conciencia y convicción de ser seguidoras de Jesús. Somos muchas mujeres las que vivimos en la sociedad civil con responsabilidades diversas. Y sin embargo, en la Iglesia somos invisibilizadas. Creemos que esta discriminación está, incluso, en contra de los Derechos Humanos y de la búsqueda de la igualdad y justicia dentro de la propia Iglesia.

Creyentes, Críticas y Feministas
Creyentes, Críticas y Feministas

No obstante, nuestras reivindicaciones no nos impiden reconocer los pasos dados recientemente por el Papa Francisco y por algunas conferencias episcopales, pero todavía son muy insuficientes. Aunque valoramos que se ha introducido una modificación en el Código de Derecho Canónico que puede abrir la puerta a futuros cambios.

Nos gustaría que la Iglesia escuchara este clamor de Dios que habla por boca de tantas mujeres.

Desde la reflexión personal y comunitaria de nuestros grupos hemos elaborado una serie de propuestas que presentaremos en el futuro sínodo de 2022, acompañando a las pocas mujeres que forman parte del mismo, de las cuales sólo una tendrá derecho a voto, y que sólo hace poco tiempo ha sido reconocida dicha posibilidad.

Nos consideremos Iglesia, somos Iglesia, y estaremos aquí gritando “hasta que la igualdad se haga costumbre”. Si nosotras callamos hablarán las piedras.

Por una Iglesia mejor informada
Volver arriba