La materia "juega un papel decisivo para que la escuela pueda cumplir su misión de educación integral" Carrasco Rouco lamenta la "mínima carga lectiva" que Educación da a la clase de Religión en el nuevo currúclo

Alfonso Carrasco Rouco
Alfonso Carrasco Rouco

Reclama "un lugar reconocido comúnmente y estable a la ERE en nuestro sistema educativo, sin depender de los vaivenes de los cambios políticos y del sucederse de las Leyes educativas"

La Comisión de Educación y Cultura valora la publicación, hoy, en el  Boletín Oficial del Estado, de los currículos de Religión Católica de Educación Infantil, de Primaria, de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato

La Iglesia española "valora la disposición al diálogo mantenida durante todo el proceso, pero lamenta la mínima carga lectiva con la que tanto el Ministerio de Educación y Formación Profesional como algunas Administraciones educativas han dejado esta asignatura". El presidente de la Comisión Episcopal para la Educación y Cultura, Alfonso Carrasco Rouco, ha emitido una nota en la que valora la publicación, hoy, en el  Boletín Oficial del Estado, de los currículos de Religión Católica de Educación Infantil, de Primaria, de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato.

Con ello, declara, "llega a su término un proceso en que la jerarquía eclesiástica ha cumplido con su responsabilidad de determinar los contenidos del currículo, en conformidad con lo establecido en el marco jurídico vigente".

Prioridad irrenunciable del alumno

Pese a lamentar la falta de consenso, Carrasco Rouco subraya que la clase de Religión "resulta necesaria para dar un contenido concreto a la afirmación de la centralidad de la persona, al pedir una atención real al alumno en su identidad más propia, que implica tener en cuenta su cultura, su lenguaje, su religión, su familia, sus circunstancias particulares".

Al tiempo, el prelado sostiene que "esta prioridad dada a la persona del alumno nos parece irrenunciable para una comprensión adecuada de la educación, en la que ha de ser posible el reconocimiento de las identidades personales, de la libertad, de la pluralidad de tradiciones y cosmovisiones, así como los aprendizajes necesarios para el diálogo y para la convivencia pacífica”.

Hacer presente la ERE en el marco competencial delimitado por la LOMLOE –y por la UE– ha implicado la formulación del currículo de Religión católica en continuidad con este contexto pedagógico, algo que “no impide, en modo alguno, el desarrollo teológico adecuado a la programación en sus diversas etapas, que está también afirmado e indicado inicialmente”.

"La clase de Religión juega un papel decisivo para que la escuela pueda cumplir su misión de educación integral del alumnado", concluye Carrasco. "Creemos necesario compartir estas certezas con los profesores de religión, con la comunidad educativa y, por supuesto, con las familias. Este nos parece el camino para llegar a dar en el futuro un lugar reconocido comúnmente y estable a la ERE en nuestro sistema educativo, sin depender de los vaivenes de los cambios políticos y del sucederse de las Leyes educativas".

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba