San Policarpo

sanci-polycarpi-biber

¡Feliz martes! Hoy vamos a disfrutar de música de uno de los grandes compositores del barroco, cuya música es verdaderamente impresionante. La de hoy será sagrada aunque puramente instrumental. Da igual, es algo soberbio.

biber

Nos visita hoy Heinrich Ignaz Franz von Biber (1644-1704), compositor austrobohemio nacido en Stráž pod Ralskem. Parece que hay pocas dudas en que era el mejor violinista del siglo XVII. Sus composiciones se cuentan entre las más innovadoras de su tiempo y sus manuscritos recogen improvisaciones de una forma bastante detallada, como nunca se había hecho con anterioridad. Y ello se debe a que su capacidad técnica le permitía casi cualquier cosa, y quería que todo se interpretarse de la forma que él pensaba. Sin duda él recibió influencia de Musurgia Universalis, una obra que escribió el jesuita científico Athanasius Kircher, buscando paralelos entre los tonos musicales y el movimiento de los planetas, además de estados psicológicos.

Escuchemos su Sonata Sancti Polycarpi, a 9. Además de para el violín Biber era un gran compositor para la trompeta, que es el instrumento para el que está escrita esta pieza. El título se refiere al santo del siglo II, que fue un mártir aunque no tenía relación con la música. La elección de este santo se debe a que el sobrino del arzobispo de Salzburgo, para quien trabajaba Biber, se llamada Polykarp von Khüenburg. Esta pieza pudo interpretarse cuando Policarpo tomó posesión de su puesto como preboste de la catedral de Salzburgo, en el día de su santo y en su toma de posesión como obispo de Gurk. Una obra de carácter totalmente celebratorio y con una fuerza intensa.

La interpretación es de Gabrieli Consort & Players dirigidos por Paul McCreesh.

Volver arriba