Todo el que busca la verdad de la vida tiene entrada en la comunidad de Jesús El Espíritu sigue haciendo "estrellas" del Amor

El Espíritu sigue haciendo "estrellas" del Amor
El Espíritu sigue haciendo "estrellas" del Amor

Hay que encontrar “la casa, donde ver a Jesús con María”

"El texto es una construcción literaria al margen de la historia crítica. Mateo transmite una verdad de fe: Jesús ha venido para toda la humanidad"

"Para explicar la manifestación (en griego, epifanía) de Jesús a todos utiliza un género literario, practicado por los rabinos, el “midrás haggádico”. Explicaciones edificantes en forma de narraciones"

"Las comunidades cristianas son la casa de la libertad en el amor. Esta es la buena noticia del evangelio de los magos"

"Desde el principio, Mateo quiere dejar claro que todo el que busca la verdad de la vida tiene entrada en la comunidad de Jesús. La propuesta de Jesús es el amor a todo ser humano"

Comentario: “Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre” (Mt 2, 1-12)

El texto es una construcción literaria al margen de la historia crítica. Mateo transmite una verdad de fe: Jesús ha venido para toda la humanidad. Las comunidades iniciales, formadas en torno a la memoria de Jesús, proclamaban resucitado a Jesús de Nazaret, y explicaban su vida mediante sus hechos y palabras. El que mucha gente empezara a creer era un signo claro de haber recibido el Espíritu de Jesús. El bautismo expresaba la nueva vida y los introducía en las nuevas comunidades para vivir y anunciar lo que Jesús había vivido y anunciado. Judíos y no judíos, hombres y mujeres, solteros y casados, blancos y de color... “entraban en la casa, donde veían a Jesús con María, su madre”.

Para explicar la manifestación (en griego, epifanía) de Jesús a todos utiliza un género literario, practicado por los rabinos, el “midrás haggádico”. Explicaciones edificantes en forma de narraciones, parábolas, refranes, tradiciones, interpretaciones de los profetas... Mateo pretende inculcar que Jesús viene para todos, y con todos quiere encontrarse en sus tareas vitales y profesionales. Es lo que se observa en las iglesias nacientes: quien busca la verdad y la vida digna humana encuentra acomodo en las comunidades de Jesús.

Al escribir sobre todo para judíos, Mateo resalta el cumplimiento de anuncios mesiánicos en Jesús. Los “magos” (palabra persa para denominar a los sus sacerdotes) en la cultura griega designa a sabios, teólogos y astrólogos orientales. La cultura judía les valoraba negativamente. Un texto de Daniel constata que “los magos, astrólogos, agoreros y adivinos”, son incapaces de adivinar el sueño de Nabucodonosor (Dan 2,2-10). Por eso sorprende que Mateo los utilice. Quizá quiere decir que hasta los magos han entendido la “estrella” de Jesús, “que alumbra a todo ser humano, viniendo al mundo” (Jn 1,9).

Las comunidades cristianas son la casa de la libertad en el amor. Esta es la buena noticia del evangelio de los magos. Desde el principio, Mateo quiere dejar claro que todo el que busca la verdad de la vida tiene entrada en la comunidad de Jesús. La propuesta de Jesús es el amor a todo ser humano. Como hace el Padre con toda la humanidad: “hace salir el sol sobre buenos y malos, y manda la lluvia a justos e injustos” (Mt 5,45). A todo el que quiera seguirle le muestra el camino del amor gratuito, desinteresado: “si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis?... Y si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mt 5,46-48). 

En el capítulo 23, Mateo critica duramente al judaísmo oficial, hecho de apariencia, corrupto de poder absoluto, de dinero, de integrismo legal, falto de justicia, verdad y amor. Esto lo simboliza en la hipocresía de Herodes y en el saber teórico de los sacerdotes y letrados, que no mueven un dedo para acercarse de verdad a Jesús, apegados ciegamente a sus leyes y tradiciones. Los magos siguen en camino, buscando la estrella verdadera, la vida digna del ser humano.

Esos buscadores sinceros de verdad y vida, como los conversos actuales, encuentran “la casa, donde ven a Jesús con María, su madre”. Es la casa de la verdad, de la alegría, del ajustamiento personal y social, de la libertad, de la paz, del amor. Es la casa de Jesús. En esta casa no gobierna el poder de Roma, ni la teología teórica de Jerusalén, sino el Niño del pesebre de Belén y las manos serviciales de María, su Madre. Los más débiles serán los verdaderos vicarios de Jesús a quienes nosotros veneramos y servimos.

Oración: “entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre” (Mt 2, 1-12) 

Tu evangelio, Cristo Jesús,es una estrella brillante:

buscadores abiertos a toda verdad,

marginados de la sociedad y de la cultura,

enfermos y fracasados morales, 

hambrientos de pan y cariño,

niños que sueñan y jóvenes rebeldes cargados de travesuras...

siguen acudiendo a Ti, deseosos de verdad y de vida.

Los primeros testigos, heraldos del Evangelio:

“transmitieron oralmente, con ejemplos e instituciones,

lo que habían recibido de tu boca, de tu convivencia y de tus obras,

y lo que habían aprendido del sugerente Espíritu Santo;

además los Apóstoles y varones apostólicos pusieron por escrito el mensaje

de salvación bajo inspiración del mismo Espíritu Santo” (DV 7).

Estrella

Tu estrella brilla con fuerza sobre todo en el Nuevo Testamento:

“donde se confirma lo que es tuyo, se explica tu doctrina genuina,

se proclama la fuerza salvífica de tu obra divina,

se narran los inicios y la difusión maravillosa de la Iglesia,

y se predice su realización gloriosa” (DV 20).

Tu luz iluminó a María, “estrella de la mañana”:

acogió tu Misterio, se hizo luminosa con tu luz;

te comprometió ante la necesidad de los novios de Caná;

en medio de la incomprensión aprendió a amar;

no te faltó a la hora de tu entrega a las manos del Padre;

pidió el Espíritu sobre los discípulos acobardados (He 1,14; LG 59);

María sigue siendo fuente de bondad y de amor para todos:

“A su bondad materna... se dirigen los hombres

de todos los tiempos y de todas las partes del mundo

en sus necesidades y esperanzas, en sus alegrías y contratiempos,

en su soledad y en su convivencia.

Y siempre experimentan el don de su bondad;

experimentan el amor inagotable que derrama

desde lo más profundo de su corazón” (Benedicto XVI: “Deus caritas est” 42).

El Espíritu sigue haciendo “estrellas” de tu amor:

Francisco de Asís, Juan de Dios, Camilo de Lelis, Vicente de Paúl,

Luisa de Marillac, José B. Cottolengo, Juan Bosco, Luis Orione,

Teresa de Calcuta, los Jesuitas asesinados en el Salvador,

Vicente Ferrer, silenciado por las instituciones oficiales, 

pero voceado por el pueblo sencillo:

“Era la imagen más positiva de la Iglesia de Roma,

aunque un día colgó los hábitos, se casó y tuvo hijos.

Fue la abnegación sin fisuras, como Teresa de Calcuta,

como tantas y tantas misioneras, tantos y tantos misioneros,

que en Iberoamérica, en África, en Asia,

están siempre al lado de los desfavorecidos,

trabajando en los asilos, los centros infecciosos, las leproserías,

los guetos del sida, los enfermos terminales, los niños desvalidos...”

(L. Mª Ansón. EL MUNDO, 21/06/2009, p. 23).

Ayúdanos, Jesús de la Navidad, estrella siempre viva,

a encender nuestra vida con tu luz;

a regalar a nuestros niños lo mejor que tenemos: tu Amor.

Preces de los Fieles (Epifanía del Señor 06.01.2022)

Hoy es un día para soñar. Día mágico. Día de mucha fe y mucha esperanza. “Todo el que pide recibe, y el que busca halla y al que llama se le abre” (Lc 11,10). Creamos a Jesús y pidamos con él: Danos, Padre, elEspíritu Santo” (Lc 11,13).

Por la Iglesia:

- que valore todas las “estrellas de bien”, en ella y en la sociedad;

- que “no imponga más cargas que las indispensables” (He 15,28):

Roguemos a Dios Padre: Danos, Padre, elEspíritu Santo” (Lc 11,13).

Por las intenciones del Papa (enero 2022):

- por “todas las personas que sufren discriminación y persecución religiosa”;

- que “encuentren en las sociedades en las que viven el reconocimiento

de sus derechos y la dignidad que proviene de ser hermanos y hermanas”.

Roguemos a Dios Padre: Danos, Padre, elEspíritu Santo” (Lc 11,13).

Por nuestra sociedad:

- que supere la pandemia que agobia y reviva el amor universal;

- que surjan los voluntarios para cuidar a los más necesitados.

Roguemos a Dios Padre: Danos, Padre, elEspíritu Santo” (Lc 11,13).

Por los niños:

- que les acompañemos y animemos a superar sus egoísmo;

- que seamos ejemplo de sobriedad, sencillez, verdad...

Roguemos a Dios Padre: Danos, Padre, elEspíritu Santo” (Lc 11,13).

Por los catequistas, monitores de juventud, educadores...:

- que sientan el Espíritu de Jesús para anunciar el evangelio;

- que reciban nuestra gratitud sincera y nuestra oración por ellos.

Roguemos a Dios Padre: Danos, Padre, elEspíritu Santo” (Lc 11,13).

Por esta celebración:

- que nos ilumine este día, nos consuele y fortalezca;

- que sintamos la fuerza del Espíritu que nos habita.

Roguemos a Dios Padre: Danos, Padre, elEspíritu Santo” (Lc 11,13).

Queremos, Padre, sentir tu Espíritu que nos dice en el corazón que somos hijos tuyos, a semejanza de tu Unigénito, a quien nos enviaste para que sea nuestro guía y salvador por los siglos de los siglos.

Amén.

Leganés, 6 de enero de 2022

La “Aldea de Francisco” es un proyecto creado en el sur de Francia, en una antigua abadía trapense, para reunir a personas de orígenes sociales muy diferentes en el espíritu de fraternidad y ecología integral que pondera el Papa.

Volver arriba