La importancia de estudiar Counselling en profesionales de la salud Últimas investigaciones del Centro de Humanización San Camilo: Síndrome de Desgaste Profesional

Consuelling
Consuelling

La actitud empática "mal entendida" constituye un factor de riesgo importante sobre un buen número de profesionales sanitarios que están desarrollando el Síndrome de Desgaste Profesional

Los profesionales comprometidos, con asistencia de cara al público e interacciones humanas de carácter intenso o duradero, son los más proclives a desarrollar estos síndromes

(Centro de Humanización de la Salud).- El departamento de Investigación del Centro San Camilo no cesa en su empeño de estudiar para mejorar,  ampliar y difundir la cultura de la humanización de la salud. Cada vez son más el número de prestigiosas revistas del ámbito sociosanitario, bioética o geriatría que se hacen eco de su trabajo, como recientemente en Anales de Psicología y Psychology and Psychiatry. 

Investigaciones que pueden consultarse en nuestra página web que son un estímulo tanto para docentes, estudiantes y otros investigadores de las profesiones de la salud y la intervención social. La mayoría de los análisis están apoyados en la relación entre el profesional y la persona que requiere de sus cuidados. Una relación decisiva en lo que concierne en la calidad y la satisfacción del cliente que determina el bienestar este ambos.

Consuelling para la humanización de laasistencia sanitaria

Recientemente se han publicado varios trabajos que nos explican por qué la formación en counselling y el aprendizaje de la empatía son claves para un buen desarrollo del trabajo diario en estos perfiles profesionales. Estudiar counselling juega un papel principal en la humanización de la asistencia sanitaria. Como estilo de relación de ayuda y como reflexión obligada sobre el propio modo de intervención. Sin ella la vida profesional puede llegar a convertirse en un calvario.

Desde el Centro de Humanización de la Salud hemos constatado que alrededor del término empatía se ha ido generando mucha confusión. Porque a los profesionales sanitarios y de la intervención social se les ha insistido en que han de ser “empáticos y buenos comunicadores”, sin embargo, la gran mayoría no han recibido ningún tipo de formación sobre lo que significan estas palabras y se aferran a sus propias definiciones de empatía.

La popularización del término ha facilitado que se rodee de conceptos erróneos y confusos. Nuestra escala de Errores Habituales (EH) ha detectado tres tipos de confusión: creer que la empatía es cuestión de feeling, dejarse contagiar por la emoción del otro y que es una cuestión de carácter bondadoso, amable o dispuesto. De forma que la actitud empática “mal entendida” constituye un factor de riesgo importante sobre un buen número de profesionales sanitarios que están desarrollando el Síndrome de Desgaste Profesional.

Coloquialmente conocido como Burnout, se trata de un padecimiento que se caracteriza por una respuesta prolongada ante el estrés laboral que se traduce en fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido. En nuestros estudios hemos podido acercarnos a los efectos de la fatiga por compasión y la satisfacción por compasión o positividad derivada de cuidar, comprobado que la desarrollan las personas que disfrutan cuidando personas con vocación y que son amables consigo mismas; así como las que son capaces de escucharse a sí mismas y viven sentimientos de humanidad compartida.

Burnout

El Burnout se puede prevenir y evitar

De manera que los profesionales comprometidos, con asistencia de cara al público con interacciones humanas de carácter intenso o duradero, son los más proclives a desarrollar estos síndromes. Analizando la respuesta espontánea de un grupo de estudiantes de enfermería y medicina, hemos constatado que, cursar una asignatura de counselling, influye fuertemente sobre su perfil de respuesta ante situaciones de conflicto emocional. Y lo más importante, hemos puesto sobre la mesa que la actitud empática se aprende.

Humanizar el mundo de la salud y la dependencia pasa por incidir en el diseño y desarrollo de programas que salgan al paso de las necesidades materiales. Constituye un compromiso ético de considerar a la persona en su globalidad y una intervención holística e integral. 

Por eso la relación de ayuda es esencial en las profesiones sanitarias, a partir de ella se inician el resto de cuidados de calidad, siendo necesario desarrollar la empatía para  establecer una relación terapéutica. Por que si no las profesiones sanitarias serían prescindibles y podrían ser sustituidas por la tecnología.

Más información al respecto en el articulo completo.

Volver arriba