Con prólogo de Javier Reverte: "Convertir convenciendo" 'El jesuita Pedro Páez. Cartas desde el Nilo Azul'. Una obra de Wenceslao Soto

El autor,  Wenceslao Soto
El autor, Wenceslao Soto

Pedro Páez forma parte de un grupo de jesuitas misioneros de las primeras generaciones, redescubiertos como figuras emblemáticas en América, África y Asia

Desde los primeros años de su formación como jesuita pide ir a misiones, constituyéndose esta en su opción vital. El historiador Wenceslao Soto indaga en las profundidades de este hijo del Renacimiento europeo

(Vatican News).- “El jesuita Pedro Páez. Cartas desde el Nilo Azul”, es un libro coordinado por Wenceslao Soto S.J. El coordinador de la obra destaca un elemento esencial en la figura de Páez, el hecho de ser misionero. Para los jesuitas de aquella época y de ahora, la misión es el principal objetivo. San Ignacio de Loyola, su fundador lo expresa a través de esta frase: “Id e inflamad el mundo”.

Dialogar con las nuevas culturas

Wenceslao Soto plantea en su obra que “el jesuita que se sentía llamado a seguir esta vocación misionera debía pedirla al superior general, normalmente por escrito”. Esta vocación hunde sus raíces en el deseo de llevar la salvación a todos los confines del mundo. También este deseo chocó, en algunos casos, con una fuerte oposición. Los misioneros pudieron encontrarse con la incomprensión de aquellos que no habían sentido la necesidad de ser convertidos. “De ahí los martirios de los primeros tiempos”.

San Ignacio animó a los jesuitas a aproximarse a las nuevas culturas de un modo nuevo. El escritor Javier Reverte en la introducción del libro afirma: “El fundador y primer superior general jesuita no quería convertir almas por la fuerza, esto es “venciéndolas”, sino que pretendía llevar adelante su empresa con argumentos de peso, esto es: “convenciendo”. Por eso determinó que la primera tarea de sus misioneros sería aprender las lenguas, las costumbres, la historia de aquellas comunidades”. Este será un elemento importante en la labor evangelizadora de Pedro Páez.

Conocer y estudiar los escritos de Pedro Páez permite al lector adentrarse en una abundante colección epistolar, así como en la obra, titulada História da Etiópia, compuesta de cuatro libros en que aborda aspectos tan variados como la historia, la teología, la botánica, la zoología, la antropología y la geografía etíope. En ella dejó constancia de su visita a las fuentes del Nilo Azul en abril de 1618, constituyéndose en el primer europeo en hacerlo.

Pedro Páez falleció en mayo de 1622. La obra misionera a la que tanto tiempo había dedicado tuvo un final repentino en 1632.

Volver arriba