"Grave violación del derecho internacional que desacredita a la Unión Europea ante la comunidad internacional" COMECE critica al Parlamento Europeo por incluir al aborto dentro de los "supuestos derechos humanos" a proteger en la UE

El Parlamento Europeo
El Parlamento Europeo

"Cualquier intento de socavar el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión y el derecho a la vida mediante interpretaciones abusivas que restrinjan indebidamente su alcance legítimo o de someterlos a 'supuestos derechos humanos' de nueva creación y no consensuados, incluido el aborto, constituye una grave violación del derecho internacional que desacredita a la Unión Europea ante la comunidad internacional y ante millones de ciudadanos europeos"

La propuesta de resolución del Parlamento Europeo "no servirá de ayuda a millones de creyentes religiosos que son víctimas de persecución a causa de su fe, en particular a las mujeres y niñas vulnerables, ya que su situación quedará oscurecida e invisibilizada al priorizar otros intereses políticos"

Los obispos europeos, contra el Parlamento Europeo. El secretario general de COMECE, Manuel Barrios, criticó en un comunicado la propuesta de resolución del máximo órgano de la UE sobre la persecución de las minorías por motivos de creencia o religión, que pretende incluir el aborto dentro de los derechos humanos a proteger.

"El derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión, así como el derecho inherente a la vida, son derechos humanos fundamentales reconocidos en el derecho internacional", apunta Barrios, quien añade que están "por encima del consenso político, ya que su fuente directa es la dignidad humana inalienable de todo ser humano".

Por ello, añade, "es responsabilidad y deber de las autoridades políticas, incluido el Parlamento Europeo, protegerlos, defenderlos y promoverlos en todo el mundo, así como todos los demás derechos humanos reconocidos internacionalmente y arraigados en la dignidad humana establecida en la Carta Internacional de Derechos Humanos".

"Cualquier intento de socavar el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión y el derecho a la vida mediante interpretaciones abusivas que restrinjan indebidamente su alcance legítimo o de someterlos a 'supuestos derechos humanos' de nueva creación y no consensuados, incluido el aborto, constituye una grave violación del derecho internacional que desacredita a la Unión Europea ante la comunidad internacional y ante millones de ciudadanos europeos", sostiene, con dureza, el secretario general de COMECE.

"Cualquier tratamiento de estos derechos humanos como derechos de segunda clase contradice la Declaración y el Programa de Acción de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de Viena de 1993, que insta a la comunidad internacional a considerar todos los derechos humanos "de manera justa y equitativa, en pie de igualdad y con el mismo énfasis", concluyen los obispos europeos, que insisten en que la propuesta de resolución "no servirá de ayuda a millones de creyentes religiosos que son víctimas de persecución a causa de su fe, en particular a las mujeres y niñas vulnerables, ya que su situación quedará oscurecida e invisibilizada al priorizar otros intereses políticos".

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba