Pedro Miguel Lamet: "En esta época inexplicable y temerosa, solo nos queda aquietar el corazón ambicioso en brazos de la Providencia"

"Sentirnos en paz en el regazo de Dios, moderando nuestros deseos" "No somos dueños del tiempo. Las flores, las plantas, el sol, la vida siguen su rumbo. Un aleteo de presencia habita detrás del...

Volver arriba