La Anunciación

Es desconcertante el pensar cómo a una sencilla muchacha de aldea, de apenas unos 15 años, prudente y recatada, como sería María, le tuvo que llenar de asombro, sorpresa y turbación, yo diría que...

Volver arriba