En un documento que reflexiona sobre ámbito educativo La Iglesia chilena pide "que la futura Constitución otorgue garantías que protejan y valoren a las familias"

Manifestación por la Educación en Chile
Manifestación por la Educación en Chile

La nueva Constitución en Chile, a partir de un proceso de reflexión nacional, ha encontrado eco en la Iglesia católica, que de diferentes modos se ha pronunciado al respecto

El 24 de junio ha dado a conocer el documento "Reflexión del Área Educación de la Conferencia Episcopal de Chile respecto de los principios fundamentales de la educación, en vista de la redacción de la nueva Constitución de la República"

Se pide "que la futura Constitución otorgue garantías que protejan y valoren a las familias, su dignidad y su rol educativo"

La educación como un derecho es un anhelo presente en el texto, buscando "un proceso educativo integral de calidad e inclusivo, cuyo objetivo es el desarrollo de las personas"

La nueva Constitución en Chile, a partir de un proceso de reflexión nacional, ha encontrado eco en la Iglesia católica, que de diferentes modos se ha pronunciado al respecto. Lo último ha sido la “Reflexión del Área Educación de la Conferencia Episcopal de Chile respecto de los principios fundamentales de la educación, en vista de la redacción de la nueva Constitución de la República”, dada a conocer este 24 de junio.

Familia: componente esencial de la formación de la persona

El documento, aprobado por el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile, reflexiona sobre el ámbito educativo, que “implica la participación de diversos actores”, insistiendo en el papel de las familias, consideradas como “un componente esencial de la formación de la persona humana”. A partir de ahí se pide “que la futura Constitución otorgue garantías que protejan y valoren a las familias, su dignidad y su rol educativo”.

Familia
Familia

La educación como un derecho es un anhelo presente en el texto, buscando “un proceso educativo integral de calidad e inclusivo, cuyo objetivo es el desarrollo de las personas”. Desde ahí se ofrecen una serie de principios fundamentales: protección a las familias y la educación; garantía del derecho a la educación en todos los niveles; equidad educativa; educación intercultural y lenguas originarias; comunidades educativas participativas; autonomía de las instituciones de educación superior; neutralidad activa del Estado y pluralismo cultural.

Finalmente, “en el desafío de construir un país más justo y solidario”, el documento dice desear “que se reconozca la centralidad y participación de los y las estudiantes al interior de los diversos espacios educativos”.

Volver arriba