"Por una lectura más profunda del texto poético y parabólico de Mateo" Marcelo Barros: "Reyes magos y reinas magas somos todos nosotros"

Reyes magos y reinas magas, somos todos nosotros
Reyes magos y reinas magas, somos todos nosotros

"Según el evangelio de Mateo, las primeras personas que vinieron a adorar a Jesús, es decir, a reconocer la presencia divina en el niño Jesús, fueron los magos que vinieron de Oriente".

"Los regalos de los Reyes Magos son simbólicos. Se ofrecen a Jesús y a la presencia divina que los Reyes Magos ven en él. Ver la presencia divina en Jesús, el recién nacido y el niño pobre de la periferia del mundo, es reconocer esta presencia en cada ser humano, especialmente en los más empobrecidos".

"La acogida de Jesús es la apertura al otro y en el concreto Belén y el pesebre se convierten en lugares que simbolizan un encuentro de culturas y religiones y no sólo el otro que entra en la nuestra".

Este domingo, en Brasil, la Iglesia celebra la fiesta de la Epifanía, o manifestación de la presencia de Dios en la humanidad, a través de Jesús, abierta a todas las culturas y pueblos. El evangelio es Mateo 2, 1-12. No es un relato histórico sino un comentario de textos bíblicos como Isaías 60 y los salmos, que dicen: Vendrán reyes de Oriente y traerán regalos al Rey Mesías (Sal 72, 10-11).

XUBZP2PEZRFQJMM32IP27O2NH4

Según el evangelio de Mateo, las primeras personas que vinieron a adorar a Jesús, es decir, a reconocer la presencia divina en el niño Jesús, fueron los magos que vinieron de Oriente. Los magos eran los sacerdotes de las religiones de la naturaleza. La Biblia los considera brujos, y por lo tanto, gente distante de Dios. El catolicismo popular ya los ha imaginado como reyes y sabios. Los llama "reyes magos santos". Dice que había tres. Los pintores retrataron a uno de ellos como negro, y una tradición oriental describió a uno de ellos como una mujer joven. Muestra la universalidad del encuentro entre Jesús y los Reyes Magos.

De hecho, el evangelio cuenta de manera simbólica y poética cómo los religiosos de otras religiones se acercan a Jesús y lo aceptan como la presencia de Dios en el mundo. Según este relato evangélico, para aquellos magos de Oriente que eran astrólogos y observaban las estrellas, el llamado divino venía a través de la luz de una estrella. Sería como decir que la llamada divina para los del Candomblé viene a través de las bocinas y los juegos de Odu. O que los indios llegarán a Belém a través de los Encantados del bosque.

52029184_616930568740171_7155020906425745408_n

En el relato evangélico, llama la atención como en medio de su búsqueda, los Reyes Magos pensaron que debían ir al centro del poder religioso y político. Este contacto con Herodes y con los sacerdotes sólo fue un problema. Según el relato de Mateo, terminaron causando involuntariamente la masacre de los inocentes y la persecución de Herodes al niño Jesús. Los sacerdotes de la religión correcta conocían muy bien la verdad. Ellos interpretaron la profecía correctamente. Sin embargo, esto no los llevó a Dios.

El evangelio dice que cuando los Magos llegaron a Jerusalén, la sede del poder político y religioso, la estrella desapareció. No había más forma de caminar. Cuando se retiraron del poder y retomaron la dirección del pueblo de Belén, la estrella brilló de nuevo en el cielo y los llevó a la cuna.

Dios llamó a los hermanos de otra fe y otras culturas a caminar, no hacia algún centro de peregrinación. Los guió a una pequeña aldea, perdida en las montañas, llamada Belén. Aunque eran paganos y no sabían nada de la Biblia y la verdadera fe, aceptaron adorar y reconocer en un pobre niño la presencia divina.

Los regalos de los Reyes Magos son simbólicos. Se ofrecen a Jesús y a la presencia divina que los Reyes Magos ven en él. Ver la presencia divina en Jesús, el recién nacido y el niño pobre de la periferia del mundo, es reconocer esta presencia en cada ser humano, especialmente en los más empobrecidos. En el nombre de Jesús estamos llamados a reconocer la dignidad de cada ser humano, la presencia divina en él. Al mismo tiempo, debemos cuidar su fragilidad y sus heridas. Esto es lo que significa el oro, el incienso y la mirra.

Cada uno de nosotros vive una búsqueda interior. Algunos con más intensidad y coraje. Otros dejan su búsqueda medio dormida y se instalan en el punto ya encontrado y se dejan llevar por la banalidad de la vida cotidiana... sin hacer tantas preguntas y sin atreverse a hacer nuevas preguntas. Algunos ni siquiera se dan cuenta ya de que tienen esta búsqueda interior. Sin embargo, es lo que da sentido a nuestra vida. Los juerguistas y los reyes nos recuerdan a todos que tenemos que emprender nuestro peregrinaje.... permanentemente.

En el camino espiritual, las instituciones religiosas funcionan como posadas y albergues. A veces cómodo o a veces muy incómodo. Estas posadas pueden ser útiles para confirmarnos que el camino es realmente lo que San Juan de la Cruz llama "el camino en la noche oscura de la fe". En las posadas que son instituciones religiosas, muchas personas se establecen, se vuelven "importantes" y dejan de caminar. Permanecer en el camino implica aceptar ser pequeño, desprotegido y casi siempre marginal... No todo el mundo puede ver eso. Según los evangelios, la Iglesia no debe ser sólo la posada (es decir, la religión) sino el grupo que camina junto. Por lo tanto, el término Iglesia significa asamblea y no templo o religión. El templo y los elementos religiosos pueden ser una expresión, pero siempre serán posadas temporales en el camino juntos. El camino está guiado por la estrella y no por la posada.

La parábola del viaje de los Reyes Magos a Belén debería llevarnos a pensar en qué estrellas nos ha enviado Dios hasta ahora en nuestras vidas.

Comúnmente los sacerdotes y pastores leen esta enseñanza del evangelio de que los Reyes Magos vinieron de lejos para adorar a Jesús, por lo tanto para ser cristianos. Dicen que el cristianismo es una religión universal, abierta a todos y acogedora para todos, pero en una línea inclusiva. Esto significa que todo el mundo está llamado a ser cristiano. (La casa está abierta, pero para que vengas aquí).

La-Epifanía-del-Señor-misionereos-de-Africa-Padres-Blancos

Una lectura más profunda del texto poético y parabólico de Mateo puede llevarnos a una interpretación más abierta y pluralista. La acogida de Jesús es la apertura al otro y en el concreto Belén y el pesebre se convierten en lugares que simbolizan un encuentro de culturas y religiones y no sólo el otro que entra en la nuestra.

Dios se encuentra en la casa de las afueras, en la cueva que no tiene puertas ni paredes. Adorar es admirarse a sí mismo, reconocer lo divino en el ser humano, en cada ser humano, pero especialmente en los más pequeños y pobres. El Papa Pablo VI cerró el Concilio diciendo: "Para encontrar a Dios, hay que encontrar al ser humano.

Etiquetas

Volver arriba