A causa de la pandemia del coronavirus El tradicional juramento de la Guardia Suiza del Papa se pospone a octubre

La ceremonia, que cada año tiene lugar el 6 de mayo, ha sido retrasada al próximo 4 de octubre a causa de la COVID-19

En su lugar se celebró una misa, en la que se mantuvieron las distancias de seguridad para evitar contagios

La fecha coicide con el Saqueo de Roma y conmemora la resistencia de la Guardia Suiza que permitió la huida del pontífice al cercano Castillo Sant'Angelo

El ejército del papa, la Guardia Suiza, ha pospuesto su juramento a causa de la pandemia del coronavirus y hoy se limitó a celebrar una misa en la Ciudad del Vaticano y a conmemorar a los soldados caídos en el Saqueo de Roma de 1527.

La ceremonia de juramento, que cada año tiene lugar el 6 de mayo, ha sido retrasada al próximo 4 de octubre a causa de la COVID-19.

En su lugar se celebró una misa, en la que se mantuvieron las distancias de seguridad para evitar contagios, y se depositó una corona de flores en la Plaza de los Protomártires del Vaticano en recuerdo de los 147 soldados caídos en el Saqueo de Roma.

En esa misma plaza, en el lateral izquierdo de la basílica de San Pedro, se entregaron condecoraciones a los pocos guardias presentes por su "largo y fiel" servicio a la Santa Sede.

Estos actos, presididos por el sustituto de la Secretaría de Estado, el monseñor venezolano Edgar Peña Parra, tuvieron lugar de forma reservada y reducida, en respeto a las normas de higiene y seguridad de la Ciudad del Vaticano.

Los nuevos guardias que debían jurar no estuvieron presentes, sino representados por algunos compañeros.

Tradicionalmente cada año, el patio de San Dámaso del Palacio Apostólico acoge las juras de los soldados del ejército más pequeño del mundo, que alzan tres dedos de la mano derecha como signo de la Trinidad, mientras con la izquierda toman la bandera del cuerpo.

La Guardia Suiza fue instituida en 1506 por el papa Julio II, quien negoció con los cantones helvéticos el envío de voluntarios para conformar una guardia personal y de su residencia en Roma, y desde entonces están al servicio de los pontífices de la historia.

El juramento tiene lugar cada 6 de mayo por ser el día en el que se conmemora el Saqueo de Roma, la irrupción en la ciudad de las tropas de Carlos I de España para aplacar la alianza entre el papa Clemente VII y su aliado, Francisco I de Francia.

Los soldados del emperador lograron atravesar los muros del Vaticano, pero la resistencia de la Guardia Suiza permitió la huida del pontífice al cercano Castillo Sant'Angelo.

El Saqueo de Roma es recordado como un evento trágico, pues, más allá de derrotar al papa, las tropas de españoles, alemanes e italianos, con los famosos mercenarios lansquenetes, destruyeron gran parte de la ciudad durante varios días.

La Guardia del papa está compuesta exclusivamente por hombres, que deben ser católicos y de nacionalidad suiza y, a su ingreso en el cuerpo, han de estar solteros, aunque se les permite casarse en Roma si tienen al menos 25 años.

El servicio mínimo en el Vaticano es de veintiséis meses y, entre otros requisitos, deben medir al menos 174 centímetros, superar pruebas físicas y psicológicas en Suiza y contar con una "reputación intachable" entre su comunidad.

Volver arriba