"Los senadores valencianos del PP y lo que ignoran" El arzobispo valenciano Antoni Folch de Cardona

El arzobispo valenciano Antoni Folch de Cardona
El arzobispo valenciano Antoni Folch de Cardona

"Con motivo de la exposición, 'La luz de la Edad Media en la literatura catalana', organizada recientemente por la Biblioteca Nacional de España, los senadores valencianos del PP han montado un nuevo numerito"

"Esta exposición incluye escritores valencianos como Joanot Martorell, Jordi de Sant Jordi o Jaume Roig, como integrantes de la literatura catalana medieval y se han ofendido"

"Lo que no deben saber es que la Biblioteca Nacional de España nació a partir del expolio de los más de 6.000 libros que fueron confiscados al arzobispo de València, Antoni Folch de Cardona"

"Podrían, los senadores valencianos del PP (cosa que no harán), en vez de rasgarse las vestiduras de una manera ridícula, exigir que los libros del arzobispo valenciano volviesen a la catedral de València"

"¿Pero quién fue el arzobispo valenciano Antoni Folch de Cardona, un hombre que apoyó la causa austriacista en la guerra de Sucesión?"

Con motivo de la exposición, “La luz de la Edad Media en la literatura catalana”, organizada recientemente por la Biblioteca Nacional de España, los senadores valencianos del PP han montado un nuevo numerito, protestando de una manera ridícula, porqué esta exposición incluye escritores valencianos como Joanot Martorell, Jordi de Sant Jordi o Jaume Roig, como integrantes de la literatura catalana medieval.

Los parlamentarios valencianos del PP se han sentido ofendidos e indignados y se han rasgado las vestiduras, porque (tan eruditos como son ellos), no aceptan que estos autores formen parte de la literatura catalana. Por eso estos parlamentarios (tan “entendidos” en literatura medieval), han exigido a la Biblioteca Nacional Española una rectificación y un respeto por los símbolos de identidad de los valencianos.

Lo que no deben saber los parlamentarios valencianos del PP, tan ofendidos por esta exposición, es que la Biblioteca Nacional de España nació a partir del expolio de los más de 6.000 libros que fueron confiscados al arzobispo de València, Antoni Folch de Cardona, según datos recogidos por el amigo Alfons Llorens (Vilaweb, 17 de abril de 2021).

Por lo tanto, el inicio de esta Biblioteca la encontramos en el expoliO que las tropas borbónicas del rey Felipe V hicieron del fondo del arzobispo valenciano, ya que los “botiflers” confiscaron más de 6.000 libros de la colección del arzobispo Antoni Folch de Cardona, y que de esta manera se convirtió en el origen fundacional de la Biblioteca Nacional de España.

La exposición
La exposición

¿Pero quién fue el arzobispo valenciano Antoni Folch de Cardona, un hombre que apoyó la causa austriacista en la guerra de Sucesión?

Nacido la capital del País Valenciano, fue bautizado el 9 de junio de 1657 en la parroquia de los Santos Juanes de València, como recoge Arturo Llin Cháfer en la web del arzobispado valenciano. Curiosamente, en la reseña que la web del arzobispado de València hace del arzobispo Folch de Cardona, no se menciona (seguramente por desconocimiento), el espolio de su biblioteca por parte de las tropas borbónicas.

Antoni Folch renunció a la vida militar e ingresó como fraile franciscano en el convento de Palencia. EnseñÓ filosofía y teología a los frailes y fue guardián de los conventos de Palencia y de Ávila y ministro provincial de la provincia de la Concepción, de Castilla. Además, el 24 de marzo de 1696 fue nombrado comisario general de las Indias. Propuesto por el rey Carlos II, el 3 de febrero de 1699 el papa Inocencio IX nombró a Antoni Folch, arzobispo de València.

Durante la guerra de Sucesión, el arzobispo Antoni Folch se decantó a favor del archiduque Carlos de Austria, debido, entre otras razones, a los desmanes que ocasionaron en la diócesis de València los partidarios del rey Borbón. Después del Decreto de Nueva Planta (por el cual el rey Felipe V sometía a los valencianos “por justo derecho de conquista”), el ejército “botifler” expulsó de la catedral al arzobispo Folch de Cardona, que se unió a la causa de los “Maulets”, partidarios del archiduque Carlos de Austria. Por eso cuando Carlos de Austria abandonó Madrid, el 9 de noviembre de 1710, el arzobispo Folch de Cardona lo acompañó a Barcelona y más tarde a Alemania, hasta que murió en Viena el 21 de junio de 1724.

La bibliotecadel arzobispo Antoni Folch de Cardona, estaba formada por los libros que este franciscano compró mientras estuvo residiendo en el convento de Palencia. Cabe recordar que Antoni Folch provenía de una de las familias con más recursos del País Valenciano, los marqueses de Guadalest. Antoni Folch también poseía libros que había recibido de su tío, Josep Cardona, decano de los canónigos de la catedral de València, entre ellos, diversas obras de Cicerón, Ovidio, Virgilio o Tertuliano.

Así pues, confiscada su biblioteca al arzobispo Folch de Cardona, el rey Borbón Felipe V fundó (como nos recuerda el amigo Alfons Llorens), la Real Biblioteca Pública que más tarde tomó el nombre actual de Biblioteca Nacional de España.

El recuerdo del arzobispo valenciano Folch de Cardona y la vergüenza del expolio de su biblioteca, hizo que la coalición política valenciana Compromís, el 2012, presentara una proposición no de ley para que la Generalitat del País Valenciano reclamara el retorno del patrimonio valenciano que había pertenecido al arzobispo Folch de Cardona y que había sido confiscado por la fuerza, durante la guerra de Sucesión. Como muy bien dice Alfons Llorens refiriéndose a estos libros, “si el patrimonio es de alguien, es de la Iglesia de València”.

La exposición en la Biblioteca Nacional
La exposición en la Biblioteca Nacional

Tres siglos después que las tropas borbónicas confiscaran la biblioteca del arzobispo valenciano Antoni Folch, ésta continúa formando parte de la Biblioteca Nacional Española. Y mientras que las obras de arte del Museu Diocesà de Lleida han dejado Cataluña y han sido trasladadas a Aragón, el fondo de libros del arzobispo valenciano Antoni Folch de Cardona, continúa en la Biblioteca Nacional de España.

Lo que podrían hacer los senadores valencianos del PP (cosa que no harán), en vez de rasgarse las vestiduras de una manera ridícula, sería exigir que los libros del arzobispo valenciano volviesen a la catedral de València. Seguro que si estos libros estuviesen en Cataluña, ya habrían pedido que volvieran al País Valenciano.

La Biblioteca Nacional
La Biblioteca Nacional

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba