Tras los nombramientos del Papa, habrá diez mujeres y diez hombres Cardenal O'Malley: “Es muy importante que las mujeres sean la mitad en la Comisión para la Protección de Menores”

cardenal Seán O'Malley, Presidente de la Comisión Pontificia
cardenal Seán O'Malley, Presidente de la Comisión Pontificia

"En los sitios donde se ha tomado en serio la necesidad de desarrollar protocolos claros [contra los abusos] e implementarlos, hemos visto el éxito"

"Trabajando al lado de Doctrina de la Fe, estando más cerca de ellos, es una oportunidad para llevarles a una actitud pastoral a todo el proceso de abusos"

"Todo esto requiere una conversión, un cambio de actitud, un cambio de corazón y de aceptar la realidad de que la misión de la Iglesia no puede seguir adelante si no nos enfrentamos con este gran obstáculo a la predicación del Evangelio”

Nueva etapa en la Comisión Pontificia para la Protección de Menores. Así, tras la incorporación de esta al Dicasterio para la Doctrina de la Fe como consecuencia de la reforma propiciada por Predicate Evangelium, el Papa ha ampliado el número de miembros, hasta la veintena, y la ha hecho paritaria: diez hombre y diez mujeres.

En entrevista con Vatican News, el presidente de esta Comisión, el cardenal Seán O'Malley cómo pueden influir todos estos cambios significativos en los trabajos para la prevención de los abusos en el seno de la Iglesia.

Codo a codo con Doctrina de la Fe

“Estos cambios coinciden con el momento en el que el Santo Padre nos ha dado nueva responsabilidad a la Comisión, haciéndonos parte de la Curia Romana. Así estamos ansiosos de trabajar con estos nuevos miembros. La mitad de la Comisión son miembros que han estado con nosotros, pero son diez nuevos; representan muchos países diferentes. Y ahora la mitad son mujeres, que es muy importante. La mujer tiene una prospectiva muy importante en toda esta área del cuidado y la protección y estamos muy agradecidos por los que han servido en la Comisión en el pasado”, señala.

Y con respecto a que ahora forman parte estructuralmente de Doctrina de la Fe –“que es el Dicasterio que tiene la responsabilidad por los casos”- el arzobispo de Boston asegura que “nosotros no tenemos nada que ver con juzgar los casos individuales, pero estando más cerca de ellos, es una oportunidad para llevarles a una actitud pastoral a todo el proceso y también una oportunidad para nosotros conocer más de cerca la realidad de los casos, porque todos los casos del mundo entero llegan a este Dicasterio”.

Una Iglesia segura para jóvenes y niños

Preguntado sobre el alcance que ha tenido a lo largo de estos años los trabajado de esta comisión antiabusos, el cardenal asegura que “en los sitios, donde se ha tomado en serio la necesidad de desarrollar protocolos claros e implementarlos, hemos visto el éxito. Realmente en los Estados Unidos tuvimos una crisis terrible en el 2002, y la Conferencia de Obispos en aquel momento trabajó mucho en desarrollar protocolos, una comisión nacional, y todas las diócesis tenían sus comisiones diocesanas y siempre hemos incorporado a víctimas y parientes de sobrevivientes en el proceso. El resultado en los últimos 20 años es que hay poquísimos casos. Así, si se toma esto en serio, hay la posibilidad de crear una Iglesia segura para los jóvenes y para los niños”.

En este sentido, O’Malley aboga por “tener en todas partes grandes programas de educación para que la gente se dé cuenta de la realidad, pero también

La gente también tiene que ver a la Iglesia que está comprometida con la prevención

. Cuando la gente ve que estamos comprometidos con la prevención, se da cuenta de los valores que tiene la Iglesia y la razón por la cual tenemos que, además, mirar hacia atrás para rectificar las injusticias del pasado. Y todo esto requiere una conversión, un cambio de actitud, un cambio de corazón y de aceptar la realidad de que la misión de la Iglesia no puede seguir adelante si no nos enfrentamos con este gran obstáculo a la predicación del Evangelio”.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba